El Televidente | Fútbol: Negocio sin Pasión

DirecTV anuncia acceso gratuito al canal AMC
Señal Colombia explica por qué no transmite el Tour de Francia 2017

futbol

El deleite  diario de todas las personas que atrae masas, nos divierte y nos alegra, donde es igual de emocionante ir al estadio, encender el televisor u oír la radio, lastimosamente se ha vuelto en una mala analogía de “encontrar una aguja en un pajar”. La ambición que siempre va sujetada de la mano con la religión, la política, la industria, y  la economía, etc. también ha tocado a ese gran invento unificador de mentes y corazones  a nivel mundial: EL FÚTBOL.

¿Por qué hago referencia a esto? Palabras como amor, lealtad, trabajo duro y esfuerzo, parecen ir desvaneciéndose del mapa futbolístico. Los protagonistas del deporte del toque-toque simplemente desean dinero, aceptando ofertas millonarias para irse a equipos modestos,  pequeños o poco reconocidos haciéndoles perder la esencia que venían conservando desde hace  tiempo atrás. La unión que se ve en la mayoría de los casos solo se dirige hacia las  pretensiones económicas tanto de los equipos como del jugador, ad portas de querer llenar sus arcas con muchos billetes con procedencia de magnates, multimillonarios o jeques de realeza que no encuentran otra forma de gastarse el dinero, convirtiendo la pasión de las personas en un juguete de sus negocios.

Esto, por supuesto, ha influido directamente en el pensamiento del jugador de fútbol que antes conocíamos, puesto que ahora se interesa por jugar en un equipo que le pague muy bien y nada más que eso, escogiendo entre equipos que solo aumentan sus ofertas para fichar y pagar mucho. No hay ese compromiso con los equipos más allá del punto de vista económico, no hay ese trabajo duro de querer ganarse a toda una afición para convertirse en una gran leyenda viviente del fútbol  y ser un ejemplo a seguir del deporte mundial, muy poco queda en la actualidad de un líder nato y verdadero en un equipo de fútbol. Vale  mencionar, que obviamente hay excepciones como Lionel Messi o Javier Zanetti, que son jugadores  que aseguramos con ojos cerrados que en sus actuales escuadras jugarán toda su vida futbolística, pero aparte de estos ejemplos, me atrevo a decir que muy poca es la panorámica para encontrar jugadores de “garra y corazón”.

Thierry Henry, Dennis Bergkamp, Francesco Totti, Alessandro Del Piero, Pavel Nedved, Danielle De Rossi, Steven Gerrard, Carles Puyol, Ryan Giggs, Antonio Di Natale, Raúl González Blanco, Zinedine Zidane, Iker Casillas… los ejemplos son incontables, impresionantes y extraordinarios  teniendo en cuenta que vienen de una época dorada del fútbol, y que algunos han logrado sobrevivir en la actualidad siendo totalmente admirados por todo lo que dieron a toda una hinchada y a un equipo dentro y fuera de las canchas.

Al Observar un partido en la actualidad ya no se siente esa gran emoción de un duelo de gladiadores en plena noche, el fútbol se ha convertido en un negocio en donde lo más rentable es ganar mucho dinero por encima de los mismos títulos como garantes de jerarquía histórica. Por ende, esto atrae a que el jugador de hoy en día no tenga mucho corazón y se empeñe en agarrar toda la plata posible que pueda en su estadía en el equipo-empresa.

Como dije anteriormente, pocos son los futbolistas estandarte que sobreviven de este fenómeno en la actualidad,  y aún más pocos los que tienen esa mentalidad desde jóvenes sabiendo cómo se maneja el fútbol hoy. Ahora el dinero lo es todo, el empeño, perseverancia y amor por el fútbol se están dejando de lado, una terrible lección que ha matado la pasión en el fútbol.

César Sánchez.